Jorge Macri

Las escuelas cerradas no solucionan ningún problema, sino que, por el contrario, los agravan. Necesitamos recuperar los ámbitos de diálogo y, en el respeto de la autonomía y las responsabilidades compartidas, encontrar soluciones flexibles y creativas.
Las aulas no contagian